lunes, 22 de junio de 2015

DUELE


Me duele el alma,… me duele el alma y la poca vida que intuyo al final del sendero. Lloro ya sin lágrimas expulsando mis pecados,...escupiendo penitencias.
Puta negra parca traicionera; incansable coleccionista de espíritus;..vuelves a ganar,...siempre terminas ganando,...siempre te supiste vencedora de esta desigual partida que nos empeñamos en jugar aún a sabiendas de que seremos derrotados.
Espero verte al otro lado para que, de igual a igual, me razones los porqués y si no, poder tener la oportunidad, aunque sea una entre billones, de seccionar tu negro espíritu con el filo manchado de almas de tu propia afilada guadaña.

martes, 29 de julio de 2014

CUANDO SEA MAYOR

 
Cuando sea mayor quiero ser agua, agua que descienda hacia el mar, agua que se evapore para volar sobre tus inquietudes, agua que se hiele al sentir esa presencia que me acompaña, quiero ser luz de ocaso que alargue mi sombra para llegar antes a rozar el horizonte.
Cuando sea mayor,...cuando sea mayor quiero ser el fuego que crepite frente a tus ojos, quiero ser eterna playa marcada por las huellas de tu alma y acantilado desde el que poder contemplar mi final. Quiero ser de mayor carbón con el que poder escribir sobre las páginas que compartimos, ser elocuencia cuando me lo pidan mis silencios y mesura cuando decida saltar sin red sobre mis vacíos. Quiero ser alto, alto de miras y contemplar desde las nubes el atractivo escote de la vida que cada mañana se insinúa haciendo posible dar siempre un paso más. Quiero ser el anhelo que persigues y el peso que dejas, el vino en tu mesa y cálido Morfeo en tus descansos. Cuando sea mayor, quiero ser espejo que refleje tu luz para iluminar con ella mis estancias y evitar tropezar sobre mis pasos. Quiero ser pequeño,... cuando sea mayor, quiero ser pequeño para volver a disfrutar de cada sorbo de este licor llamado vida que pusiste sobre mi mesa desvestida de innecesarias suntuosidades pero tan llena a la vez de mis pequeñas absurdeces. Y quiero morir, si, cuando sea mayor, quiero morir feliz por haber sido siempre un pequeño niño ebrio de vida.


*foto internet

lunes, 17 de diciembre de 2012

ENTRE MIS PÁGINAS



Me dejo mecer por tus aires acurrucado en tus nieblas. Nado sobre tus corrientes en busca de aquellos horizontes añorados en mi juventud, horizontes que nos hicieron fuertes para soportar los envites del camino. Miro a través de tu mirada escudriñando los recuerdos y los hálitos de vida que nos insuflamos mientras sigo robando aire viciado de colores de vida. Paso los días paginando cada instante, colocando rosas de esperanza entre tus hojas para encontrarlas ancladas a mis letras en los lejanos futuros forjados a base de golpes de esfuerzos; cincelando cada instante para hacerlo tuyo y poder contemplar nuestros logros y sentir los aplausos frenéticos del alma. Cargo mi maleta de cueros arañados por los días,... mas he dejado de sentirla llena de imposibles y la paseo sin complejos, entre tímidas gotas de primavera, y aromas a romero y azahar que la convirtieron en dulce compañera de viaje.

martes, 26 de junio de 2012

42 VERANOS


Me ha dicho un buen y queridísimo amigo, tan queridísimo como poco objetivo con todo lo que hago, que hoy, día de mi cumpleaños escribiese algo sobre mi, y a ello me he puesto. Llevo todo el día clamando porque las musas enciendan mi mente, pero parece ser que deben encontrarse celebrando por todo lo alto mis recién estrenados 42 veranos y voy a tener que apañarme sin su ayuda. Algunos y algunas ya me conocéis, lo que puede ser bueno o tremendamente malo, pero voy a intentar ser sincero y claro.
Si tuviese que decir qué significa para mi cargar con 42 tacos a las espaldas, no podría ponerme excesivamente bucólico ni describir el echo con palabras rimbombantes, ya que no es más que otra cifra, aunque también he de decir que de las supuestas fechas señaladas no me quedaría más que con el día en el que cumplí los 4 y los 18 (parece que fue ayer joder), las demás, los 20, los 25, los 30, e incluso los 40, no han sido más que eso, fechas y días que dejas atrás sin el mayor miramiento. De las dos fechas que me guardo, lo hago porque los 18 me demostraron que nada cambiaba, al contrario de lo que yo pensaba, que cuando fuese mayor de edad me iba a comer el mundo; y los 4, ...los cuatro me los guardo porque el día de mi cumpleaños nació mi hermano y es el único regalo de cumple de todos los que me han hecho desde entonces que sigo disfrutando después de tantos años. Como todos y todas he sido feliz en ocasiones y me he sentido tremendamente apenado en otras, y no creo que por eso sea diferente de la gran mayoría de las personas. Suelo ser optimista por naturaleza, pero también tengo días en los que no encuentro sentido a nada y no sé que narices pinto en esta insignificante bolita azul que gira por el universo ajena a nuestros quebrantos. Pienso en ocasiones, que la vida es un traje que me viene excesivamente grande, por más que me empeñe en vestirme de valiente y capear los temporales que yo solito provoco, pero bueno, si no creo en 'supermanes', no voy a pensar que yo soy uno de ellos.
Nací en tierras del norte, en Baracaldo y aunque simplemente estuve allí apenas dos añitos, existe un algo que me une a esa tierra y cada vez que voy me siento como si estuviese en casa; no sabría explicarlo, pero como lo siento lo digo. Después nos acogieron tierras murcianas, donde sé que hice tremendamente felices a algunas personas ¿verdad Manolo? y ellos me miraban con la esperanza de que mi vida fuese una eterna sonrisa plagada de luz y que cuando no fuese tan benigna, supiese resolver mis problemas y aclarar mis dudas (dudo si he conseguido esto último).
Por lo demás soy un tío de lo más básico, me rapo la cabeza, tengo una barba que procuro cuidar, hago unos nueve kilómetros diarios cuando mi rodilla izquierda me lo permite, escribo cada vez más para mi, cosas que no enseño a nadie; hago fotografías con una Canon 50 D que es una maravilla, tengo una Suzuki GSR 600 con 100 caballitos que me tiene 'enamorao' (¡¡DIOOOOSS como me gusta ir en moto!!!!), me encanta el color azul, el número 38, tengo un tatuaje en un hombro y otro que me cruza la espalda que es una frase escrita en árabe con una caligrafía preciosa, conduzco un Audi 80 del año 93 que dice mi hijo que es un zarrio (listo que es el niño), tengo un trabajo que me encanta (mal 'pagao' por supuesto), prefiero llevar zapatillas de deporte o botas a zapatos, suelo ir siempre con pantalones vaqueros, me encanta la velocidad aunque no corro casi nunca, yyyyyyyyy y bueno, mil simplezas más. Lo típico en un chavalín con 42 veranitos en la mochila.
Venga, intentad ser felices, seguro que merece la pena.

sábado, 12 de mayo de 2012

MIRADAS



Hay miradas que hablan, miradas que susurran a gritos y acarician el alma, miradas que dicen a voces como afrontar los senderos de los silencios, miradas que como dagas, penetran en el pecho y ascienden lentamente hasta ahogar las gargantas.
Dicen, los que dicen saber, que existen miradas capaces de detener los tiempos y colmar de sentido la existencia, miradas que abrigan, que cubren, que calman, que mitigan las miserias de los necios y las necedades de los míseros; miradas que reman a tu favor apaciguando los mares que tú mismo convertiste en bravíos, miradas de lunas que frenan mareas, que iluminan abismos, que encienden hogueras,... que ocultan estrellas...Dicen, los que dicen saber, que sólo el espíritu más limpio es capaz de albergar la nitidez y la verdad de la mirada verdadera, de aquella mirada que se tatúa en la mente y acompaña hasta el definitivo adiós de los días. Me dijeron, los que dicen saber, que no llorase por no saber soportar el peso de mis cobardías, que mirase,...que me bañase en tus ojos para limpiar la ruindad de mis acciones y me sintiese feliz por tenerte. Ahora, noto el calor de tu mirada, me siento arropado de dicha y sé que podré partir en paz cuando la caprichosa parca me tienda su irrechazable mano.

Sólo puedo decir una cosa, sé que no es mucho, pero la daga teñida de llanto ahogó mi garganta: GRACIAS HIJA

sábado, 24 de marzo de 2012

NUEVOS CAMINOS



Era tarde pero la madre de Cesar me llamó en cuanto llegaron a casa tal y como le había dicho yo que hiciese, por lo que la hora era lo de menos. Llamé a la puerta del adosado en el que viven y fue ella misma la que me abrió la puerta.
- Hola Ricardo, sé que es tarde, pero como dijiste que te llamase nada más llegar, pues...bueno, además Cesar tiene muchas ganas de verte ¿quieres tomar algo?
- Hola Laura ¿qué tal? No gracias he cenado ya y no me apetece nada. Gracias por llamarme enseguida ¿y Cesar?
- Está en la cocina, pasa te está esperando.

Recorrí el largo pasillo que daba acceso a la gran cocina que tenía la casa y desde la puerta me quedé un instante mirando a mi buen amigo que de espaldas a mí, bebía de una enorme taza de color blanco mientras escuchaba por la radio un programa deportivo. Me acerqué a él y le di un toque en el hombro derecho.

- Querido Cesar, se nota que has cogido peso ¿te cuidaron bien, eh?
- ¡Ricardo! que alegría, pero si no te he oído entrar. Escuché el timbre pero pensé que sería mi padre que salió a comprar algo de comida al restaurante chino ese, ya sabes como es él con la comida china. Pero ¿cómo estás? ¿y los niños y tu mujer? Porque me ha dicho mi madre que has tenido otro nene ¿no? ¡joer tio! ¿y el pelo? ¿lo estás donando? Vaya ritmo que llevas, cuéntame, cuéntame ¿te compraste el coche? ¿y la moto?
- Tranquilo, tranquilo que te va a dar algo ¿tú qué tal?
- Bien, bueno algo tenso pero bien.
- Has engordado ¿eh cabroncete?
- Buffff, ten en cuenta que me fui con 45 kilitos de nada..vamos casi cadáver.
- Ya, se te ve mejor, mucho mejor y además tienes color de cara.
- Pero siéntate chaval, siéntate ¿y el niño? ¿no se parecerá a ti el pobre, no?
- Pues sí, es clavaito a mí ¿qué pasa? No pierdes la costumbre de meterte conmigo ¿eh querido Cesar?
- Pobre nene, con lo guapa que es la madre...te he echado de menos ¿sabes?
- Ya, pero te fuiste muy enfadado conmigo.
- Me enfadaba con todo aquel que tuviese la osadía de querer abrirme los ojos. A mis padres los tenía al borde de la locura ¿sabes que vendí el todoterreno?
- Lo sé, se que vendiste el todoterreno, pero eso es lo de menos, el caso es que hayas conseguido superarlo Cesar.
- Seguro que sí, sino, no habría optado por venirme, creo que estos dos años han conseguido allí lo que no os dejé que hicieseis aquí ¿cómo pude llegar a eso Ricardo, cómo pude?
- Supongo que sin darte cuenta, como tantos otros; arrastrado por la corriente. Pero déjalo, no hace falta que hablemos de ello ¿no?
- Si, si quiero hablar de ello...tengo que hablar de ello ¿recuerdas a Sara?
- Si, aquella chica de Chiclana.
- Efectivamente, pues con ella es con la que comenzó todo. El verano que la conocí es cuando empecé con la mierda de la cocaina; ya sabes, al principio una rayita en las fiestas gordas, después como estaba claro que la controlaba, pues rayitas los Sábados y como estaba clarísimo que estaba todo bajo control pues ¿por qué no comenzar el fin de semana el Jueves y no parar hasta el Lunes? ¿por qué no, si lo tenía todo bajo control? Sara ya no estaba ni estuvo jamás, pero la puta coca no se apartaba de mi ni un instante, la tenía siempre en la cabeza, pero aun así creía que era yo el que la controlaba. Tenía dinero, estaba bien considerado en mi trabajo, era joven, triunfaba Ricardo, triunfaba...vivía a toda leche...pero todo se fue jodiendo y no precisamente poco a poco, no, todo se derrumbó de golpe cuando se mató mi hermano con la moto, entonces ya fue la locura, me metía de todo, me bebía todo y me fumaba todo, estaba loco Richard. Me refugié en esa mierda, me gasté lo mío y lo de mis padres y me habría gastado lo tuyo si me lo hubieses dejado y es por eso por lo que me enfadé contigo, por no querer dejarme los 1000 euros que te pedí aquella Nochevieja.
- Déjalo Cesar, no te tortures, eso ya pasó y ahora estás bien.
- No, no puedo dejarlo, he hecho mucho daño a gentes que me querían mucho y de los que no merezco la ayuda que me han prestado.
- Son tus padres ¿cómo no iban a ayudarte? Te quieren, eres lo único que tienen; os tenían a los dos y en un año casi se quedan sin ninguno ¿crees que lo habrían soportado? No Cesar, tu eras su lucha y al final han ganado. He visto la cara de tu madre al entrar y otra vez tiene la luz de antaño y aunque no he visto a tu padre, si me dices que se ha ido al chino a por comida, quiere decir que vuelve a ser el mismo.
- Si, pero me da pena haberme comportado con ellos como lo he hecho.
- No fuiste tú, sino esa porquería.
- No era yo Ricardo ¿lo sabes, verdad?
De repente y desde la puerta escuchamos a nuestras espaldas.
- Lo sabemos Cesar, lo sabe Ricardo, tu madre y yo...y sobre todo lo sabe también tu hermano que seguro que desde donde esté ha puesto mucho de su parte. Venga, vamos a tomarnos este arrocito y esta ternerita que traigo y ya tendremos tiempo de contarnos de todo ¿no os parece? –nos dijo Andrés, el padre de Cesar-
- Yo ya he cenado, así que ya otro día si eso, pero gracias de todas formas. Me alegra tenerte de vuelta Cesar, pásate por casa y ya verás que niño más guapo tengo ¿a qué sí Andrés, díselo tú que no me cree? Bueno, me largo que he venido andando, llámame.

Y allí quedaron los tres, con las caras marcadas por las incertidumbres que su nueva vida les tendía, pero de las cuales bien seguro estoy que saldrán airosos.

miércoles, 20 de julio de 2011

IMPULSOS VII

Que hermoso su abrazo, que cálido en la noche y acogedor….limpio, cargado de vida y de futuro; esa sonrisa, esa mirada, esas preguntas,… cuantas respuestas con tan pocas palabras. Me faltan cosas, muchas cosas, pero me siento pleno a su lado, creo que hice algo grande y el que esté a mi lado me insufla entusiasmo. Pedaleo con fuerza por esta eterna cuesta llena de piedras, pero he aprendido a disfrutar del camino viviendo el paisaje, viviéndolo como mío, valorando cada paso en su medida y saboreando cada beso como si del último se tratase. No veo el final del pedregoso sendero empinado, pero tengo la certeza de que se encuentra en alguna parte, en algún paraje lleno de luz, es más, ahora sé que puedo llegar  a él, tan solo necesito un poco más de aire, un poco más de esa brisa fresca que me llena el alma cada vez que escucho su ... “te quiero papá”.