martes, 26 de junio de 2012

42 VERANOS


Me ha dicho un buen y queridísimo amigo, tan queridísimo como poco objetivo con todo lo que hago, que hoy, día de mi cumpleaños escribiese algo sobre mi, y a ello me he puesto. Llevo todo el día clamando porque las musas enciendan mi mente, pero parece ser que deben encontrarse celebrando por todo lo alto mis recién estrenados 42 veranos y voy a tener que apañarme sin su ayuda. Algunos y algunas ya me conocéis, lo que puede ser bueno o tremendamente malo, pero voy a intentar ser sincero y claro.
Si tuviese que decir qué significa para mi cargar con 42 tacos a las espaldas, no podría ponerme excesivamente bucólico ni describir el echo con palabras rimbombantes, ya que no es más que otra cifra, aunque también he de decir que de las supuestas fechas señaladas no me quedaría más que con el día en el que cumplí los 4 y los 18 (parece que fue ayer joder), las demás, los 20, los 25, los 30, e incluso los 40, no han sido más que eso, fechas y días que dejas atrás sin el mayor miramiento. De las dos fechas que me guardo, lo hago porque los 18 me demostraron que nada cambiaba, al contrario de lo que yo pensaba, que cuando fuese mayor de edad me iba a comer el mundo; y los 4, ...los cuatro me los guardo porque el día de mi cumpleaños nació mi hermano y es el único regalo de cumple de todos los que me han hecho desde entonces que sigo disfrutando después de tantos años. Como todos y todas he sido feliz en ocasiones y me he sentido tremendamente apenado en otras, y no creo que por eso sea diferente de la gran mayoría de las personas. Suelo ser optimista por naturaleza, pero también tengo días en los que no encuentro sentido a nada y no sé que narices pinto en esta insignificante bolita azul que gira por el universo ajena a nuestros quebrantos. Pienso en ocasiones, que la vida es un traje que me viene excesivamente grande, por más que me empeñe en vestirme de valiente y capear los temporales que yo solito provoco, pero bueno, si no creo en 'supermanes', no voy a pensar que yo soy uno de ellos.
Nací en tierras del norte, en Baracaldo y aunque simplemente estuve allí apenas dos añitos, existe un algo que me une a esa tierra y cada vez que voy me siento como si estuviese en casa; no sabría explicarlo, pero como lo siento lo digo. Después nos acogieron tierras murcianas, donde sé que hice tremendamente felices a algunas personas ¿verdad Manolo? y ellos me miraban con la esperanza de que mi vida fuese una eterna sonrisa plagada de luz y que cuando no fuese tan benigna, supiese resolver mis problemas y aclarar mis dudas (dudo si he conseguido esto último).
Por lo demás soy un tío de lo más básico, me rapo la cabeza, tengo una barba que procuro cuidar, hago unos nueve kilómetros diarios cuando mi rodilla izquierda me lo permite, escribo cada vez más para mi, cosas que no enseño a nadie; hago fotografías con una Canon 50 D que es una maravilla, tengo una Suzuki GSR 600 con 100 caballitos que me tiene 'enamorao' (¡¡DIOOOOSS como me gusta ir en moto!!!!), me encanta el color azul, el número 38, tengo un tatuaje en un hombro y otro que me cruza la espalda que es una frase escrita en árabe con una caligrafía preciosa, conduzco un Audi 80 del año 93 que dice mi hijo que es un zarrio (listo que es el niño), tengo un trabajo que me encanta (mal 'pagao' por supuesto), prefiero llevar zapatillas de deporte o botas a zapatos, suelo ir siempre con pantalones vaqueros, me encanta la velocidad aunque no corro casi nunca, yyyyyyyyy y bueno, mil simplezas más. Lo típico en un chavalín con 42 veranitos en la mochila.
Venga, intentad ser felices, seguro que merece la pena.

3 comentarios:

  1. ¿Y dónde dejas a tu Osasuna?, muchas felicidades, bonitas palabras y felicita a tu hermano de mi parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coooño, es cierto, mi Osasuna del alma. 'Sesque' estoy ya fatal.
      Se lo diré a mi hermano de tu parte.

      Eliminar
  2. Me ha gustado. TE invito a mi página recien creada www.desdemidormitorio.es

    El hada colocada (Ángela)

    ResponderEliminar